Get Adobe Flash player

Decargas – Libros en PDF

Clara María - Biografía completa:

Biografía breve - Edición popular:


Biografía - Edición juvenil:

12 testimonios de las 61 gracias enviadas a Roma:

Novena:

Oración - Para la devoción privada:

Madre Clarita – Poesías

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


El Alma y el diurno Jardinero (Comentando)

Alma…(Instrumental)

EL ALMA Y EL DIURNO JARDINERO.

COMENTANDO.

No es nuestro propósito, hacer un análisis exhaustivo de la Poesía de la Madre Clara María de Jesús, ya lo hizo de manera insuperable el Padre Arturo Rodríguez, a quien remitimos al amable lector que quiera profundizar en el tema. Estas meditaciones sólo pretenden tener alguien a quien imitar, como dijo de sí mismo el Apóstol San Pablo: “Sed imitadores míos como yo lo soy de Dios”.

En el Evangelio Jesús nos hace la invitación a orar sin interrupción para no caer en tentación; la diferencia entre nosotros, cristianos mediocres, y los cristianos excepcionales es que se tomaron muy en serio su seguimiento de Cristo, no fueron primero sí y después no.

En la vida de Madre Clara María descubrimos fácilmente esta actitud, como en Jesús nuestro Maestro. Los testimonian todos sus biógrafos: largas horas de oración rendida en la capilla. Si no sabían dónde encontrarla en un momento dado, sabían que seguro la encontraban en la capilla.

Lo que ella se guardó en reserva fue el contenido de su experiencia de oración, su intensidad y su altura, aunque alguna vez dejó entrever a sus hijas su sobrenatural camino de oración, la oración fue para ella un diálogo amoroso con el Esposo Amado. Sin temor a equivocarnos, de la totalidad de sus Poesías puede deducirse lógicamente su elevada experiencia mística y su talante ascético.

Lo cierto es que Madre Clara debería aparecer un libro sobre las grandes orantes de la Iglesia, junto a Santa Catalina de Siena y Santa Teresa de Jesús.

La imagen del Jardinero, aplicada a Jesús, es corriente en el lenguaje místico y poético, ya que a él corresponde el cuidado delicado y amoroso de las flores del jardín de las almas. De hecho, muchas veces se ha comparado a las vírgenes consagradas y al alma con un huerto o jardín cerrado. Tal imagen tiene su raíz en el Cantar de los Cantares, comentado magistralmente algún día por Fr. Juan de los Ángeles : “Un jardín cercado es mi hermana, mi novia huerto cerrado y manantial bien guardado.” (4, 12) El cuidado vigilante de Cristo, el místico Jardinero, con su viña, aparece ya en la parábola de “La Higuera Seca” (13, 6-9):”Señor, déjala un año más y mientras tanto cavaré alrededor y le echaré abono. Puede ser que así dé fruto en adelante y, si no, la cortas.”

En lenguaje místico también habla el Nobel 1913 Rabindranath Tagore en su magnífico libro de poesía “El Jardinero”. Se trata, como en el caso del Alma y el Diurno Jardinero, de lenguaje místico, parabólico. Creo que eso deberíamos tener en cuenta a la hora de intentar interpretar el maravilloso poema de Madre Clara María.

 En el poema “El Alma y el Diurno Jardinero”, nos colocamos delante del núcleo espiritual más íntimo de Madre Clara María, el castillo interior, según Santa Teresa, y la morada, ahí donde ocurren los amores del alma y Diurno Jardinero.

La poesía entera gira en torno a Jesús, como la vida religiosa que tiene a Jesús por centro. La autora nos quiere presentar su intensa relación con el Señor y para ello se imagina a Jesús como un Niño, que bien puede ser el Niño de Praga, devoción muy arraigada entre los antiguos carmelitas. Es cierto que la devoción a los misterios de la Infancia de Jesús es de fines del siglo XIX y principios del Siglo XX, con los gloriosos precedentes de San Alfonso Mª. de Ligorio y Santa Teresa del Niño Jesús.

El poema tiene estructura dialógica que tiene carta de ciudadanía en la literatura espiritual, al menos desde Fray Luis de León. Se trata del diálogo entre un alma y el Divino Infante. Es Santa Teresa de Jesús quien define la oración como un diálogo amoroso: “Es hablar de amor con quien sabemos que nos ama”. De modo que el amor es el lenguaje fundamental de la oración. Así agradecemos a Dios su amor inmerecido y le decimos, con todo el ser, que en medio de nuestras limitaciones, sin embargo, le amamos.

El amor de Madre Clara María, se convierte en un tema muy conocido por ella, con 4 hijos, que es el amor de madre y, por supuesto, el amor de esposa fiel. De ahí que se presenta, contradictoriamente, como esposa de Jesús Niño y es que el lenguaje místico-poético no se detiene ante esas minucias, ya San Juan de la Cruz dijo que la experiencia mística “es un sublime sentir, un sentir no sabiendo, toda ciencia trascendiendo”.

En su poesía Madre Clara María comprueba que la oración debe hacerse con la confianza de un hijo, tal como había enseñado San Alfonso Mª. de Ligorio, en su obra “El Gran Medio de la Oración”. Todos sabemos que uno de los grandes cambios que hizo Jesús es enseñarnos a llamar a Dios como Padre Nuestro.

Esa confianza se manifiesta en la especie de corrección que dirige al Divino Infante. Santa Catalina de Siena, se cuenta que le decía en oración a Jesús: io voglio (yo quiero).

El alma y el Diurno Jardinero es una declaración de amor y manifestación de permanecer en la fidelidad.

“Tráeme acá esas flores

Grandísimo travieso.

¡De dónde las cogiste

Picaronzuelo¡”

“!On mi Niño adorado

Yo no quiero otro dueño¡

…¡Ah mi Jesús amado,

Ya no tendré

Otro dueño,

Y en agradarte

A ti pondré todo mi empeño¡.

 ¿De qué rosas habla? Son las finezas del Esposo Jesús con el alma, su esposa. La expresión de Madre Clara María habla de rosas para significar todas las gracias celestiales que Jesús da a un alma como prueba de su amor. Se destaca que se trata de gracias, regalos del Amado, sin ningún mérito por parte de la amada y es que en la vida mística Dios manifiesta su gratuidad. Él nos lleva por los caminos por los caminos más convenientes al fin último de nuestra existencia; por eso, lo único que podemos hacer es repararnos a recibir las gracias místicas, pero no tenemos derecho a ellas.

Esta primera estrofa termina con una confesión de fidelidad: “!Oh, mi niño adorado/ ya no quiero otro dueño.” Y es que este amor es exclusivo, de un yo para un Tú y viceversa.

Luego, la oración, Dios experimentado, gustado, aparece en su verdadera esencia como un diálogo amoroso, un cara a cara, o un corazón a corazón, “diálogo trascendental y liberador”, lo llama el carmelita mexicano Luis Jorge González. Es una comunicación de las existencias, como quería Ignace Lepp, que El Diurno Jardinero simboliza en una invitación de Jesús a mantener con Él una conversación íntima: “Siéntate aquí a mi lado,/ alma, ven y conversemos”.

En el Antiguo Testamento cuando Yahvé iba a mandar algo a los israelitas, solía recordar los hechos y las personas que lo habían constituido el Dios de Israel; Yo soy el Dios de Abrahán, Isaac y Jacob….el que os sacó de Egipto, en medio de grandes signos y prodigios. A partir de Jesús, Dios no se presenta como quien tiene sobre nosotros una relación de dominio sino como el que nos ama, que mantiene con nosotros una relación esponsalicia fundada sobre el amor mutuo compartido.

“Nos hemos desposado

Y en mi abrasado pecho

También te traigo

De mi boquita el beso…”

 El texto recuerda el “bésame con los besos de tu boca” del Cantar de los Cantares. La diferencia está en que en el Cantar

Es la Amada quien pide al Amado esa muestra de amor e intimidad entre novios y esposos, aquí es el Amado quien lo ofrece, pero es un beso cándido e inocente no pesado como rueda de molino (de esos que condenan y esclavizan). San Bernardo de Claraval, distingue diferentes clases de besos espirituales: el beso en el pie, como la pecadora del Evangelio, que es propio de los principiantes en la vida espiritual, el beso en la mejilla, propio de los avanzados en las lides espirituales como los Apóstoles, y el beso en la boca, que es para los perfectos, los del amor pleno y total.

Es Jesús mismo quien suplica al alma amada que no lo deje nunca “ni por el mundo entero”. En el fondo resuenan como un eco las palabras del Evangelio: ¿De qué te vale ganar el mundo entero sí al final pierdes tu alma”.

Jesús, dice el Apóstol Pedro, no nos compró a precio de oro y plata, que son cosas perecederas, sino al precio de su sangre derramada en la cruz.

La poesía termina haciendo una protesta de amar con todo empeño. Esto no sólo manifiesta el deseo y la decisión de crecer cada día en el amor, sino además el empeñarse, comprometerse radicalmente en conducir a hombres y mujeres a Dios.

Este poema termina pero dejándonos el deseo de leer más, como un agua que calmara nuestra sed de eternidad e infinito pero dejándonos el deseo de beber más. Decía el poeta guatemalteco León Aguilera, hablando de un amor triste de su ancianidad: “mientras descubra en ti más islas y más continentes y nuevos motivos tenga mi poesía”

Roberto Bolaños Aguilar.

2 de febrero 2014

 

Báculo (Comentario)

POR BÁCULO,,,,MI CRUZ

.Baculo B (melodía)

LA VIDA RELIGIOSA EN M. CLARA QUIRÓS.

 

Por báculo, mi cruz

Llevaré por las sendas,

Do me llama Jesús

Y me viste amoroso

Por Sandalias mis reglas

Y mis votos sagrados

Por collares de perlas

Que nos dejan ligados

Con el amado Esposo

¡Oh!. ¡qué dulces cadenas!

¡Oh! ¡mi amada cruz!

¡Eres tú mi altar!

¡Oh Sagrados Votos!

Venidme a estrechar,

Con triples cadenas,

A mi Jesús más.

Venid, Reyes de Oriente.

Venid a presenciar…

El amoroso júbilo

Que mi alma siente ya.

¡Soy toda de Jesús!

A otro no puedo amar

Es mi lecho la cruz

¡Quiero en ella expirar!

¡Oh celestiales coros!

¡Presto!…¡venid! ¡bajad!

¡Tañendo vuestras arpas!,

Quiero a mi Dios cantar.

Sencillos pastorcitos

Prestadme vuestra voz

Para cantar alegre

Toda soy de Dios.

M. CLARA Mª. QUIROS

 Ciertamente la Vida Religiosa significa un Don de Cristo a su Iglesia, son las joyas con que el Señor embellece a la Iglesia su esposa y los fundadores hombres y mujeres movidos por el Espíritu Santo que saben dar una respuesta a las necesidades pastorales de la Iglesia; respuestas históricas y limitadas, pero loables intentos de solución.

De entre la vasta obra de Madre Clarita, los italianos llamarían su “capo di laboro”, es decir, su mayor proyección temporal, su obra maestra, a la fundación de las Carmelitas de San José. En ellas queda perfectamente reflejada la vida, mentalidad y obra de la Fundadora, de la salvadoreña y Fundadora como la llama el padre Barrios Moneo, pues son los rasgos más característicos de su perfil.

Una de las facetas de la riquísima personalidad de Madre Clara María es como inspirada Autora de notables poesías. Escribió, unas catorce poesías aproximadamente , casi todas inspiradas en su experiencia religiosa; naturalmente dejamos que sean los especialistas, como la Dra. Chopin , los que analicen este aspecto. En su poesía, sin embargo, hay una preponderancia del fondo, lo que se quiere comunicar, sobre la forma, cómo se debe comunicar, esto sin dejar de tener en cuenta los aspectos socio-biográficos de su existencia.

Entre sus bellas y sencillas poesías, a lo mejor bellas por sencillas, destaca con luz propia la llamada “El Báculo”, en sus dos versiones, la llamada A y la denominada B; la diferencia entre ambas es mínima y sin que cambie el contenido. Las dos se conservan manuscritas por Madre Clara en los Archivos Históricos de las Hermanas Carmelitas de San José. En realidad, se diferencian en poco más que unos versos.

El tema central de El Báculo, según entendemos, es el seguimiento de Cristo, por la consagración religiosa, entendida como consagración amorosa de toda la persona humana a Cristo.

Sabemos que Madre Clara María no fechó sus poemas, por eso nos vemos precisados a atender a lo que dice para contextualizarlos. ¿Cuándo escribiría el Báculo, versión A y cuándo la versión B?. Don Miguel de Unamuno ve como un recurso legítimo en los historiadores suplir con la imaginación lo que la documentación calla. Con esa licencia suponemos que el poema fue escrito por la Madre en el retiro espiritual que precedió a su profesión religiosa el 14 de octubre de 1916. Este hecho confirma que escribir poesía es una forma de oración en la que se pueden expresar los sentimientos y pensamientos más vehementes de la persona para con Dios.

Decía San Felipe Neri que “un santo triste es un triste santo”, y San Antonio de Padua que “ que no hay tristeza más grande que la de no ser santo”. El tono general del poema es de exultante alegría, tengo entendido que Madre Clara María era una persona muy alegre, a pesar de los grandes sufrimientos que tuvo que pasar.

Para expresar su gozo espiritual se remite al gozo del Nacimiento de Cristo y se imagina la alegría que sentirían los Reyes Magos al adorar al Verbo Encarnado, o el regocijo de los ángeles y pastores ante la noticia del nacimiento del Salvador.

Lo más interesante de este poema es que refleja la idea, en su tiempo, de lo que concebía acerca de la Vida Religiosa que en otro sentido, encontramos también en el Reglamento de 1916

Venid Reyes de Oriente.

Venid, a presenciar…

El amoroso júbilo

Que mi alma siente ya.

¡Soy toda de Jesús!

A otro no puedo amar,

Es mi lecho la cruz.

¡Quiero en ella expirar!

 La causa de este gozo espiritual es que ha encontrado al amado Jesús, al igual que la esposa del Cantar de los Cantares; San Juan de la Cruz pensaba la vida terrena como una búsqueda constante, donde algunos tienen la dicha de encontrarse con Jesús: “Adónde te escondiste Amado y me dejaste con gemido….”. En su poesía escribe con gran contento espiritual, que no es exclusión del sufrimiento, “Soy toda de Jesús a otro no puedo amar”. (El Báculo, versos 24 y 25)

El matrimonio es definido por la Iglesia utilizando categorías del Antiguo Testamento y así el sacramento es algo más que un contrato es una “alianza” entre el hombre y la mujer en el que no es lo menos importante la gratuidad. En El Báculo, Madre Clarita, recurre al recurso de entender la Consagración Religiosa en “clave esponsalicia”. El alma es femenina, afirma el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, y así lo ha entendido la tradición mística de la Iglesia. En el libro místico por excelencia El Cantar de los Cantares, que por cierto comentara maravillosamente San Bernardo, el papel de la novia-esposa corresponde a la persona humana. Así en la poesía de Madre Clara María la consagración religiosa es comparada con los desposorios: “—que nos dejan ligados con el amado esposo”. Paradójicamente la cruz se convierte en lecho conyugal, como sí quisiera decirnos que el sufrimiento nos une estrechamente a Jesús y es una prueba más de su predilección: “¡Soy toda de Jesús!/ a otro no puedo amar/ es mi lecho la cruz¡/ quiero en ella expirar!”.

 La consagración por los consejos evangélicos resulta así una dedicación a Dios de toda la persona, íntegramente. Esta dedicación se manifiesta sobre todo en la práctica de la oración, especialmente en la Carmelita de San José. “Soy toda de Jesús, a otro no puedo amar”, exclama exultante Madre Clara María. Llama la atención que al fundar la CSJ Madre Clara desea una congregación femenina de Semiclausura, es decir, donde el encuentro amoroso con Dios tenga un énfasis especial.

Evidentemente la Vida Religiosa es un camino de santidad y cuenta con los recursos necesarios para lograr su objetivo: la cruz, las Constituciones o Reglas y los santos votos. Por este tiempo, acaso unos años más tarde, también escribía el Padre Colin sus célebres libros “El Culto a la Regla” y “El Culto a los Votos”.

La vida humana no es nada fácil: cada quien llevamos, queramos o no, nuestra propia cruz. Es el misterio insondable del sufrimiento humano. Pero, como tantas veces suelo decir, las cruces que no redimen hunden. Así lo entendió la Carmelita Descalza Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Patrona de Europa y Mártir, en un campo de concentración nazi, cuando exclamó: ¡Salve cruz esperanza única! (Ave crux spei única); resulta muy difícil decir esto sinceramente en un mar de sufrimientos. (Edith Stein)

Así lo entendió Madre Clara, tal como queda expresado en su poesía El Báculo. El misterio de la cruz –símbolo paradójico de muerte y vida- expresa la realidad honda del ser humano. La vida es un camino, por el cual debemos andar bajo el peso de nuestros dolores; pero notamos la diferencia entre el sufrir sin encontrarle sentido al sufrimiento, simplemente porque no tenemos alternativa y sufrir con un sentido de Redención. Aquí es donde entendemos por qué Cristo-Jesús nos invita a seguirle radicalmente cargando con nuestras cruces, es decir, dando significado trascendente a nuestra vida.

Por báculo mi cruz, noten como Madre Clara no afirma la cruz, sino que le antepone el pronombre posesivo mí, mi cruz dice, porque cada quien lleva la cruz que necesita para salvarse, ni más ni menos, llevaré por las sendas, do me llama Jesús. Obviamente la Vida Consagrada se entiende como una forma del seguimiento de Cristo, SUMAMENTE AMADO.

En este seguimiento la cruz no es un obstáculo, a pesar de ser gravosa, en un momento dado llega a llamar a su cruz “mi amada cruz”. Nos muestra así el valor positivo espiritualmente del sufrimiento, eso no significa que en sí mismo el dolor no sea una deficiencia, ni que Dios lo quiera para su criatura humana, sencillamente ve el valor positivo, pedagógico, que tiene cuando lo asumimos constructivamente, como una realidad ambivalente que es, en nuestra existencia; fuerza purificadora y plenificante (santificante para un bautizado), además de báculo para el camino, es decir, instrumento que sirve de apoyo en el camino y nos ayuda a caminar con mayor rapidez.

La idea de la cruz como báculo, es de uso frecuente en la espiritualidad de esa época. En sentido idéntico la encontramos en la Sierva de Dios Sor Antonia de la Misericordia, Fundadora de las Oblatas del Santísimo Redentor. La pauta la da Santa Teresa de Jesús en sendas poesías a la Cruz Redentora.

Después que se puso en la cruz

El Salvador,

En la Cruz está la gloria,

Y el honor,

Y en el padecer dolor.

Vida y consuelo,

Y el camino más seguro

Para ir al cielo.

 La vida religiosa necesariamente tiene una dimensión sacrificial. En primer lugar, participa a su modo del único sacrificio de Cristo en la cruz y recuerda el sacrificio de Isaac en el monte Moriah. Así se admite la comparación de la cruz con el ara del Sacrificio: ¡Oh! mi amada cruz!/ ¡eres tú mi altar!. Los votos religiosos de obediencia pobreza y castidad vienen a reflejar o a expresar esta consagración.

Hay lejanas reminiscencias en El Báculo del salmo XLV que describe a la prometida del Rey Salomón: “De pie a tu derecha, está la reina, enjoyada con oro de Ofir ( v.10)…vestida de brocados al Rey es conducida….(v. 15) Los sagrados votos, como los llama ella, embellece moralmente a la persona que vive conforme a ellos. Pero los Votos Religiosos, además de adornar de virtudes evangélicas, vinculan, estrechan más fuertemente al profeso con Jesús. “… y mis votos sagrados por collares de perlas que nos dejan ligados con el amado Esposo ¡Oh! ¡Qué dulces cadenas!”,

Jesús es el Amado Esposo del alma, no sólo el Esposo de la Iglesia. Esto nos permite añadir otra clave a su concepción (la de la Sierva de Dios) sobre la vida religiosa: la clave esponsal. También la vida religiosa es una alianza de Dios con la persona, la cruz un altar sobre el que se muere y el lecho donde los Esposos expresan su amor.

Los votos nos estrechan más a Jesús porque la vinculación fundamental radica en el bautismo, como enseñó el Decreto Perfectae Caritatis del Concilio Vaticano II. “Que dulces cadenas….”

 Sin embargo, Madre Clara María, mujer de su tiempo, no escapa de ver los votos en un sentido moral y ascético, como una renuncia; la pobreza es renuncia a poseer bienes terrenos; la castidad renuncia a tener una familia propia y la obediencia, renuncia a la propia voluntad. En el Reglamento se afirma que el que obedece nunca se equivoca.

El teólogo de la vida religiosa Severino María Alonso se pregunta: ¿qué es lo que los votos aportan de positivo a la plenitud de la persona humana? Y es que los votos dan a la persona absoluta disponibilidad a vivir radicalmente el Evangelio.

A pesar de todo: ¡Oh! ¡Qué dulces cadenas! Porque el yugo de Cristo es suave y su carga ligera…pero siempre pesa.

Otra ayuda en el seguimiento del camino de santidad que es la vida religiosa está representado por las Reglas y Constituciones, libro de vida, como le llaman algunos teólogos de la vida religiosa. La imagen que emplea Madre Clarita para definir su razón instrumental en la Vida Fraterna en Común es la de la vida como un mar proceloso en que sirve. de orientación y guía, pues las Reglas condensan el carisma conforme al cual queremos vivir la Vida Consagrada; ellas son un faro, una luz entre tantas tinieblas.

El llamado a la Vida Consagrada es una experiencia de ser amado inmerecidamente, es decir, una respuesta a una relación amorosa “a lo divino”, una vivencia honda del cuidado amoroso de Dios: “y me viste amoroso por sandalias mis Reglas”; las Reglas son así expresión del cuidado amoroso, no atosigante, de Dios; ellas nos protegen los pies al caminar para que no se nos lastimen y, a la vez, hacen que caminemos más rápido a nuestra meta.

Roberto Bolaños Aguilar.

13 de enero de 2014.

 

23 respuestas a Madre Clarita – Poesías

  • Hermana Marleny Caballero dijo:

    Veo en este momento con sorpresa que en Panamá estan trabajndo intensamente por dar a conocer a Madre Clarita, es un trabajo, lento y escondido, pero que lleva mucho tiempo para lograrlo.
    Agradezco la publicación de este nuevo apartado sobre las POesías de Madre Clarita, han quedado muy bien su forma y presentación, facil acceso y visualización.
    Bendiciones muchas bendiciones por el trabajo realizado para Gloria de Dios,bien de la Iglesia y de la Congregación.

  • Hermana Marleny Caballero dijo:

    Además he podido descubrir la facilidad con que se pueden descargar los libros sobre la Vida de Madre Clarita, rápido y seguro, sin virus, letra, texto y contenido completo.

    Y finalmente les comento que ha quedado muy bien el acceso al canal de Madre Clarita en Youtube.
    Nuevamente doy las gracias por este hermoso trabajo que han realizado desde Panamá con tanto amor y sacrificio para Madre Clarita en El Salvador.

  • Carlos Martínez dijo:

    No hay duda que esta obra es de Dios… sabias palabras de Madre Clarita que se reafirman con el esfuerzo de una Congregación tan especial y de personas que hacen posible que que esto continúe. Alabado sea Jesucristo y Adelante!!!

  • Alex Vaquero dijo:

    Como ella misma dijo una vez, “Sí esta obra es de Dios perdurará y sino se disolverá como sal en el agua”, cada día me sorprendo más que en otros países se trabaje por la causa de Madre Clarita, adelante que el esfuerzo pronto será recompensado con llevar al altar a esta magnifica Mujer que entregó su vida al trabajo por los más humildes.

  • Cada poesía de la Madre Clarita leída y escudriñada, es una inspiración que solo una santa puede tener, con la sensibilidad y sabiduría dada por nuestro amado padre Jesucristo capaz de llegar a lo más profundo del alma y el corazón.

  • Hermana Marleny dijo:

    En el mes de la amistad les invitamos a ver y escuchar las poesías de Madre Clarita como una muestra de su amor a Jesús y a la Virgen María, que nos motiven a todos nosotros a vivir con alegría y fe este hermoso mes.

  • s¡alejandro enrique colegio belen dijo:

    bn bonito schirley y madre marlene es bonito

  • Yo quisiera todos los poemas de Madre Clarita son lindos me gusta mas el Alma y el diurno Jardinero también el Báculo y sus canciones tu Virtud, Historia de Madre Clarita, el amigo eterno ,en silencio, a mi Madre Clarita, A la Santisima Virgen en sus dolores,alguien te ama , anda y ve. Gracias

  • Angela dijo:

    “Aunque apenas pueda resistir mis males, prefiero padecerlos a merecerlos.” CORNEILLE, Pierre

  • alejandro dijo:

    No me canso de escucharlas …!

  • alejandro dijo:

    Ojalá que se cumpla ya el milagro grande (la gracia de mayor inportancia ) para que en un año, dia, hora, mes, minuto o tiempo se cumpla y que sea santa

  • alejandro dijo:

    ootra cosita en cuanto esta el libro POESIAS DE MADRE CLARITA

  • Nelson Sanchez Solis dijo:

    Que alegre me siento que nuestro sueño cada dia va tomando forma y volviendose realidad madre clarita cuando la conocimos como familia nos marco y estamos siempre dispuestos a servirle por tantas gracias alcanzadas, les motivamos como familia unida que somos testimonio de ella.

  • HNA SANDRA ISABEL DE LA TRINIDAD dijo:

    INVITACIÓN A UNIRNOS EN LA CADENA DE ORACION PEDIR POR LA INTERSECION DE MADRE CLARITA POR SU PRONTA BEATIFICACIÓN

  • Iris Hilibette Salazar dijo:

    Hermosa página, recemos para que Madre Clara María de Jesús llegue pronto a los altares y el mundo la conozca como una mujer que pudo ser Madre, Maestra y Guía.

  • antonio dijo:

    No me canso de escucharla y leer esta página

  • hna. Alicia María de Jesus Gómez dijo:

    Felicito a todos (as) los que estan trabajando arduamente en la causa de Madre Clarita. si fuera posible subir las poesias dedicadas a la la Virgen del Carmen

  • HERMANAS CARMELITAS dijo:

    HERMOSA INSPIRACION DE NUESTRA MADRE CLARITA NOS SENTIMOS DICHOSAS DE SER SUS HIJAS

  • Gloria de Canales dijo:

    Es una bendicion contar con las obras de madre calrita y la poesia muy lindas

  • por favor, pueden darme su dirección para enviarles un comentario a A LA VIRGEN DEL CARMEN EN SU DÍA. Roberto bolaños Aguilar +.

  • Alejandro Salinas dijo:

    Madre Clarita me recuerda a grandes poetas misticos de espiritualidad profunda como Madre Santa Teresa de Jesus y San juan de la Cruz poetas de Dios y del amor. Su poesia esta impregnada de gran simbolismo que nos envuelbe entre lo divino y el amor sublime.

  • Raquel dijo:

    Muchas gracias por cuidar este contenido y compartirlo con todos, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *